El principito

El principito de Antoine de Saint-Exupéry

Por ser el día del libro, quería traerles una historia muy especial para mí. Hace mucho que quiero hacer esta reseña, pero siempre la estaba posponiendo. El principito es una de mis libros favoritos en todo el mundo, como ya habrán podido ver en post anteriores. Lo leí tantas veces en mi vida, y en diferentes edades que siempre tuve una perspectiva diferente.  

El principito

Todo comienza con el dibujo de un niño, una boa que se había comido un elefante. El problema aquí yace en la mirada de los adultos que no entienden su dibujo y creen que es un sombrero. Cuando el niño quiere mejorar, todas las personas mayores le dicen que lo deje y se dedique a aprender algo más productivo. Allí podemos observar una de las primeras críticas al mundo de los adultos y como olvidaron que alguna vez también fueron niños. 

Años después, cuando el niño ya había crecido, se convirtió en piloto de avión. Una noche, sobrevolando por el desierto de Sahara, su avión se rompe en medio de la nada. De la nada, un jovencito rubio aparece a su lado a quien le dio el nombre de “El principito”. Como primer intercambio de palabras, el joven le pide que le dibuje un cordero. En vez de eso, el aviador le enseña su dibujo de una boa comiendo un elefante, sorprendiéndose cuando el niño lo interpreta de forma correcta. 

Después de varios intentos fallidos por parte del adulto, termina dibujando una caja. Al final le ofrece el dibujo al principito, diciendo que el cordero está dentro de ella. Esa respuesta dejó satisfecho al niño, que eso era lo que quería desde el inicio. 

Con el pasar de los días, mientras el aviador intentada reparar el motor de su avión, el principito le cuenta cómo llegó a la Tierra. Pero, primero, empieza a recordar como es el pequeño planeta en el que vive – Asteroide B-612 – Tan pequeño como una casa, este asteroide cuenta con tres volcanes. Uno solo de ellos está activo. El príncipe cuenta cómo pasa sus días en su hogar: limpiando los volcanes y quitando ciertas semillas que infestan el suelo, sobre todo las semillas de los árboles baobabs que constantemente tratan de crecer, amenazando con destruir el lugar. 

Al parecer, el cordero que el aviador dibujó estaba destinado a comerse esas malas hierbas que crecían por doquier en su hogar. Horrorizado, el principito escucha como el hombre le dice que un cordero también puede comer una rosa con espinas. Allí decide contarle como cuida de una rosa, que misteriosamente comenzó a crecer, con una cúpula de cristal y un biombo. Pero que sentía que estaba aprovechándose de él y por eso se fue del planeta para explorar el resto del universo. A pesar de haberse reconciliado con su rosa, esta lo incita a seguir con su viaje y él termina aceptando. 

Desde entonces, el principito había visitado otros seis planetas en los que había aprendido y conocido muchísimas cosas nuevas. Cada uno de ellos estaba habitado por un adulto con mente estrecha. En el primero se topó con un rey sin súbditos y más adelante con un hombre vanidoso que se creía la persona más admirable en su desolado planeta. En el tercer planeta había un borracho que bebía para olvidar la vergüenza de ser un borracho, mientras que en su próximo viaje conoció a un hombre de negocios que contaba sin cesar las estrellas y absurdamente afirmaba ser dueño de todas ellas.  

Seguidamente se encontró con un farolero que encendía y apagaba su faro cada minuto, por último, llegó al planeta de un anciano geógrafo que estaba tan centrado en la teoría que, en realidad, nunca había explorado el mundo que tanto decía conocer. El último adulto que conoció, le recomendó visitar la Tierra. 

pesar de que es considerado un libro infantil por la forma en la que se encuentra escritotambién posee observaciones profundas sobre la vida y la naturaleza humanaEsto se puede ejemplificar con el encuentro con un rey, que sólo da órdenes que se pueden cumplir e incita al principito  a juzgarse  a  mismo, u otro encuentro entre el principito y el zorroquien le enseña  el verdadero sentido de la amistad y la esencia de las relaciones humanas; de hecho, la esencia misma del libro se encuentra reflejada en el secreto que le obsequia el zorro al principito: «No se ve bien sino con el corazón. Lo  esencial es invisible a los ojos». 

el principito

No puedo agregar nada más a esta reseña sobre un libro tan hermoso y especial como El principito. Realmente espero que todos alguna vez puedan leerlo y ver la belleza que haya entre sus páginas. ¡Feliz día del libro para todos! Disfruten sus lecturas y ¡Nos vemos la próxima! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.