no se aceptan devoluciones

No se aceptan devoluciones

Llorar y reír por una misma película es algo que me pasó varias veces. Pero jamás de una manera tan fuerte como con No se aceptan devoluciones. Esta película mexicana de comedia dramática está protagonizada, co-escrita y dirigida por el actor y comediante Eugenio Derbez.

no se aceptan devoluciones

No se aceptan devoluciones cuenta la historia de Valentín Bravo. Un hombre a quien desde pequeño lo obligaron a vivir al límite, adicto a las emociones extremas y clavadista de Acapulco. Jamás entendió porque su padre lo obligaba siempre a enfrentar sus miedos de una forma tan invasiva. Al final termina cansándose de eso y se aleja de su familia. Veinticinco años después con una pila de miedos que incluyendo temor a los compromisos sentimentales y a las responsabilidades de adultos. 

Hasta que un día todo cambia cuando una de las tantas mujeres que ha tenido estos años, llega a su hogar con una bebé, afirmando que es su hija. Con una pobre excusa, la mujer huye dejándolo con una responsabilidad que no estaba dispuesto a tomar. Decidido a devolver a Maggie, su hija, a su madre, Valentín cruza ilegalmente la frontera hacia Los Ángeles. 

Solo con una foto en mano, este hombre llega a un hotel donde la madre de Maggie trabajaba. Sin embargo, como Valentín no comprende el inglés, erróneamente piensa que le dicen que ella está en ese cuarto por lo que deja a Maggie cerca de la piscina del hotel y sube a buscarla. Así conoce a Frank, un director de cine que busca un doble de riesgo para sus películas. Cuando Maggie cae a la piscina, Valentín, a pesar del miedo, se arroja desde el balcón del último piso para rescatarla. Al ver esto, el director le ofrece trabajo y como Valentín no puede regresar a México con su hija, termina aceptando. 

películas que te harán llorar

Siete años más tarde, Valentín es un reputado doble que gana hasta 10.000 dólares por día. Gracias a eso cuida a su hija con todo tipo de lujos. Todo esto a pesar que aún es un cobarde que se aterra ante el peligro. Un día, en lo que hace creer a Maggie que es un chequeo de rutina en la clínica, el doctor lo examina e inyecta. Tras hacer salir a la niña le explica que algún tratamiento que estaban llevando a cabo no funcionó y que le queda poco tiempo de vida. Valentín, asustado, decide aprovechar el tiempo junto a su hija Maggie. Allí nos enteramos de la rara y grave enfermedad de Maggie, y también donde todo en la vida de ambos comienza a desmoronarse. 

La versión que Maggie conoce sobre sus padres es que anteriormente estuvieron casados pero se divorciaron y Julie se ha dedicado a viajar por el mundo viviendo aventuras, conociendo personalidades y llevando a cabo misiones para proteger la paz. Para mantener la ilusión de la niña cada semana Valentín le escribe una carta fingiendo ser Julie donde le cuenta lo que ha hecho y dice cuanto la ama junto a fotomontajes realizados sobre la única fotografía que poseen de ella, donde la muestran en grandes aventuras.   

Ante esto Valentín con ayuda de Frank, quien con los años se ha convertido en su mejor amigo, decide contratar una actriz para que se haga pasar por Julie, sin embargo, la madre de Maggie aparece repentinamente y se encuentra con la niña. 

Ese es el momento en el que todo comienza ir mal de verdad en No se aceptan devoluciones. Una pelea por la tenencia de Maggie comienza, y Valentín hará todo lo posible por mantener a su niña a salvo, tomando algunas decisiones que no debería haber tomado. Si la miran, verán el porqué de tantas lágrimas cuando yo . Es una película realmente hermosa, siempre disfruto de verla. Espero que les haya gustado la reseña de hoy y ¡Nos vemos la próxima! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.